Está usted en:Empresas / Contingencia Comun / Características de la Cobertura

Características de la Cobertura

Escoger a Mutua Gallega como gestora de las prestaciones de la incapacidad temporal no supondrá a las empresas un coste adicional. Este servicio se presta gracias a las aportaciones que las empresas hacen en sus boletines de cotización mensuales a la Seguridad Social. En este caso Mutua Gallega se hace cargo de la prestación económica, pero no de la sanitaria, salvo la anticipación de determinadas actuaciones sanitarias en determinadas condiciones legales y presupuestarias y para optimizar la gestión de la prestación económica y el control médico de la duración de los procesos. Tampoco se hace cargo la mutua de la  emisión de los partes de baja o alta, lo cual corresponderá al Servicio Público de Salud.

Por ello, y mientras el trabajador no recupere la capacidad laboral, percibirá a cargo de la mutua una prestación económica que cubra la falta de ingresos que se produce durante la suspensión del contrato de trabajo, debida a la imposibilidad temporal de trabajar.

La prestación corresponderá de la siguiente manera:

DÍAS DE BAJA

IMPORTE DE LA PRESTACIÓN

RESPONSABLE DEL PAGO

Días 1º al 3º

No corresponde prestación

 

Días 4º al 15º

60% Base Reguladora (*)

Empresa

Días 16º al 20º

60% Base Reguladora (*)

Mutua (Pago Delegado mediante boletines de cotización)

Día 21º hasta alta médica

75% Base Reguladora (*)

Mutua (Pago Delegado mediante boletines de cotización)

 

(*) Base Reguladora diaria es equivalente a la base de cotización por contingencia común del mes anterior a la baja médica dividida por los días cotizados.

 

El derecho al percibo de dicha prestación requiere de dos condiciones o requisitos en el caso de la Enfermedad Común:

a)   Que el trabajador se encuentre de alta en seguridad social o en situación asimilada al alta.

b)   Que hayan cotizado, al menos 180 días, en un periodo inmediatamente anterior de 5 años.

En caso de Accidente no Laboral, solo será exigible la situación de alta o situación asimilada.

Debido a la obligación de colaboración de las empresas (O.M. de 25 de noviembre de 1966)  el abono de la prestación en las referidas cuantías debe hacerlo directamente la empresa en forma de pago delegado, resarciéndose después  a través de las deducciones correspondientes en los boletines de cotización a la Seguridad Social.

Existen determinados supuestos en los que el abono de la prestación corresponde directamente a la Mutua:

 

·         Extinción recogida en el contrato.

·         Extinción del contrato por fallecimiento, jubilación, invalidez o cese como persona jurídica del empresario

·         Despido.

·         Trabajadores excluidos de pago delegado (Por ejemplo Trabajadores Autónomos o Empleados del Hogar)

·         Incumplimiento de la obligación de pago delegado por parte del empresario.

·         Agotamiento del plazo máximo de 365 días (art. 169 del TRLGSS aprobado por RDL 8/2015) cuando el INSS emita resolución en ese sentido.

·         Suspensión del contrato de trabajo (Trabajadores Fijos Discontinuos o Excedencia Voluntaria) 

·         Empresas de menos de diez trabajadores y más de seis meses consecutivos de abono de la prestación en pago delegado

 

Para acceder a los modelos necesarios para solicitar el pago directo pinche aquí.

 

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. | OK