Está usted en:Nuestra Mutua / Coberturas / Enfermedad Común

Enfermedad Común

Se considera ENFERMEDAD COMÚN aquella alteración de la salud que no tenga la consideración de accidente de trabajo ni enfermedad profesional, mientras que ACCIDENTE NO LABORAL será aquel que no tenga la consideración de accidente de trabajo (Artículo 158 del TRLGSS aprobado por RDL 8/2015).

 

En cuanto a la CONTINGENCIA COMÚN (enfermedad común y accidente no laboral) la mutua solo cubre la prestación económica de la incapacidad temporal o situación en la que el trabajador recibe asistencia sanitaria de la Seguridad Social y esté impedido para el trabajo (Artículo 169 del RDL 8/2015 por el que se aprueba el TRLGSS), con una duración máxima de trescientos sesenta y cinco días, prorrogables por otros ciento ochenta días cuando se presuma que durante ellos puede el trabajador ser dado de alta médica por curación.

La cobertura de esta prestación por las mutuas o entidades colaboradoras fue introducida a partir de la entrada en vigor del RD 1993/1995 de 7 de diciembre, y así, como complemento a la cobertura de las prestaciones de Contingencias Profesionales, Mutua Gallega ofrece desde entonces a sus asociados la posibilidad de concertar  la gestión de las prestaciones económicas de Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes de sus trabajadores; colaborando así con las empresas mutualistas en la disminución del absentismo laboral por causa médica.

Las competencias básicas que tiene la mutua en esta materia consisten en la concesión de la prestación económica por incapacidad temporal derivada de contingencias comunes, en la cuantía y demás condiciones que resulte de las normas aplicables y cuando se dan una serie de requisitos para su obtención, tratando de cubrir la falta de ingresos que se produce cuando el trabajador, debido a una enfermedad o accidente, está imposibilitado temporalmente para trabajar y precisa asistencia sanitaria de la Seguridad. Pero también nos corresponden los actos de  denegación, suspensión y anulación de la prestación, cuando se dan las causas legales para ello.

Además la mutua ejerce el control médico de los procesos de incapacidad temporal, a través del reconocimiento médico directo del trabajador en baja y a través de la información médica facilitada por éste o por los Servicios Públicos de Salud; lo que le permite, con la experiencia de nuestros facultativos y el conocimiento de los requerimientos del puesto de trabajo, proponer de forma motivada al Servicio Público o a la Entidad Gestora el alta del paciente cuando se produce una suficiente recuperación de la capacidad laboral, evitando así demoras innecesarias en la reincorporación a la actividad de la empresa; o bien proponer el inicio de expediente de incapacidad permanente si se dan las circunstancias que lo aconsejen.

A los efectos de conseguir la máxima eficacia posible en el control médico de la duración de los procesos y para la mejor motivación de las propuestas, podemos también, en determinadas condiciones legales y presupuestarias, anticipar pruebas, consultas  o tratamientos médicos que sean necesarios. 


Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. | OK